No nacemos en pecado

Se nos ha enseñado que todos nacimos en pecado debido a la herencia de maldad de Adán y Eva; es decir que al nacer ya somos culpables por un pecado que no hemos cometido. ¿En realidad crees que todo hombre al nacer ya era culpable de pecado?

1. No nacemos en pecado

Todo hombre nacido no tiene maldad alguna en su corazón, como hechura de Dios que es; sin embargo, de los que ve, oye y aprende, va adquiriendo el hábito de pecar. "He aquí, solamente esto he hallado: que Dios hizo al hombre recto, pero ellos buscaron muchas perversiones". (Ecl. 7:29)

Descargar (clic derecho y guardar como)

2. Costumbres y tradiciones aprendidas

Cristo no dijo que el que nace en pecado, es esclavo del pecado; sino todo aquel que HACE pecado, lo es. Antes bien, Él enseña que debemos ser como niños para heredar el Reino de los cielos. Por eso debemos nacer de nuevo.

Descargar (clic derecho y guardar como)

3. Habituados al pecado

Si naciésemos en pecado por "transmisión" o "herencia", dando por cierta la afirmación de David: "He aquí, en maldad he sido formado, Y en pecado me concibió mi madre" (Sal. 51:5); Jesús mismo habría nacido en pecado, pero definitivamente no fue así. Vea el video ¿Nacemos en pecado?

Descargar (clic derecho y guardar como)

4. ¿Pecadores desde el vientre?

Toda religión cree que el hombre nace en "pecado original"; sin embargo, Jesús demanda de los hombres que no pequen más (Jn. 5:14; 8:11) incluso antes de pagar la deuda de los hombres en la cruz y antes de redimirlos. 

Descargar (clic derecho y guardar como)

5. Dios me hizo, Él me formó

Dios no nos creó pecadores, pues "todo lo que Dios creó es bueno..." (1 Tim 4:4). Los hombres se preguntan a partir de ello: ¿por qué Dios hizo al diablo? porque el diablo no fue hecho malo, sino un querubín, hasta que, como en el caso del hombre, se halló en él maldad.

Descargar (clic derecho y guardar como)

6. Creados a semejanza de Dios

El hombre, aun después de Adán y hasta hoy, sigue siendo creado a la imagen y semejanza de Dios. Semejantes no quiere decir iguales; quiere decir comparables, parecidos o con apariencia o aspecto de... ¿Quiere eso decir que Dios es físicamente como nosotros los hombres?, o que ¿estar hechos en forma de carne nos obliga a pecar? ¡No! (Rom. 8:3)

Descargar (clic derecho y guardar como)

7. Diferentes desde el vientre

Abel y Caín nacieron del mismo vientre, pero cada uno determinó su camino: Abel, el camino de la justicia; Caín, el camino de la maldad. Sin embargo, Caín no estaba condenado a elegir el mal: Dios le dijo a Caín: "...el pecado está a la puerta; con todo esto, a ti será su deseo, y tú te enseñorearás de él". (Gén. 4:7b)

Descargar (clic derecho y guardar como)

8. La inocencia de los niños

"Y vuestros niños, de los cuales dijisteis que servirían de botín, y vuestros hijos que no saben hoy lo bueno ni lo malo, ellos entrarán allá, y a ellos la daré, y ellos la heredarán". (Deut. 1:39) Son los inocentes, los que son como niños, los que Dios asegura que entrarán a la tierra prometida.

Descargar (clic derecho y guardar como)

9. Nos volvimos insensibles

Todos nacimos con sensibilidad a la vida de Dios y si hubiéramos sido bien enseñados, no nos hubiésemos apartado de ese camino. Pablo da evidencia en Ef. 4:19 de que los hombres pecan porque pierden la sensibilidad: "los cuales, después que perdieron toda sensibilidad, se entregaron a la lascivia para cometer con avidez toda clase de impureza". 

Descargar (clic derecho y guardar como)

10. Los impíos y los justos

La gente se cree buena según su propio criterio, según su opinión; pero Dios da testimonio de las malas obras de los hombres. Sin embargo, la maldad no es la única elección; siempre se puede vivir de una manera diferente a lo que hacen las mayorías.

Descargar (clic derecho y guardar como)

11. Desechar lo malo y escoger lo bueno

"Por tanto, el Señor mismo os dará señal: He aquí que la virgen concebirá, y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emanuel. Comerá mantequilla y miel, hasta que sepa desechar lo malo y escoger lo bueno". (Ez. 7:14-15) Aun Cristo nació inocente de qué era lo bueno y malo, y por la enseñanza de sus padres, pudo llegar a desechar lo malo y escoger lo bueno.

Descargar (clic derecho y guardar como)

12. A imagen de Dios

Si somos imagen de Dios, deberíamos reflejarlo como es, tal cual lo hace un espejo. 2 Co. 3:18 nos da cuenta de que debemos ser transformados para volver a esa imagen santa, y dejar de obedecer los deseos de ese que era nuestro padre cuando pecábamos, según Jn. 8:44, el diablo.

Descargar (clic derecho y guardar como)

13. Dios nos creó para lo bueno

Israel creyó que sus hijos morirían en el desierto juntamente con ellos, pero Dios salvaría a esos niños que no habían pecado como sus padres. Para todos los demás, Cristo dio testimonio de lo que era bueno y despreció lo que era malo; todo el que hace lo malo, tiene pecado, porque Cristo lo enseñó. (Jn. 9:39) 

Descargar (clic derecho y guardar como)

14. Lo bueno y lo malo se aprende, no se hereda

"Lavaos y limpiaos; quitad la iniquidad de vuestras obras de delante de mis ojos; dejad de hacer lo malo" (Is. 1:16): el hombre puede aprender a hacer el bien de Dios, así como aprendió a hacer el mal, el pecado, de satanás.

Descargar (clic derecho y guardar como)

15. ¿En pecado me concibió mi madre?

David oró así a Dios por su propio caso: "En pecado me concibió mi madre" (Sal. 51:5); no como una condición humana, sino particular. ¿Un niño que muere en el vientre de su madre va al infierno? ¡No!, Jesús dijo que de los niños es el Reino de los cielos. (Mat. 19:14). 

Descargar (clic derecho y guardar como)