La medida para la salvación

Claramente la Palabra de Dios nos muestra que necesitamos alcanzar la medida y estatura de Cristo para ser salvos. “Hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo” (Efe 4:13) 

1. No es suficiente ser discípulo para ser salvo

Jesús no se fiaba de las multitudes, sino que se interesa por aquellos que temen a Dios. A ellos, a sus discípulos, les dijo: “pero os enseñaré a quién debéis temer: Temed a aquel que después de haber quitado la vida, tiene poder de echar en el infierno; sí, os digo, a éste temed” (Luc 12:5) Mientras estemos vivos debemos andar en temor, aun siendo discípulos.

Descargar (clic derecho y guardar como)