¿Por qué es posible en Cristo vivir sin pecar?

La gran mayoría de los hombres opinan que no es posible, algunos dicen que sí lo es, pero mejor miremos qué dice la Biblia. ¿Será posible vivir sin pecar en esta tierra? Encontremos las respuestas a estos interrogantes en su Palabra.

1. Dios ordena que no pequemos

 

El mandato del Señor es radical acerca de dejar el pecado en toda la Biblia, pues quien peca es esclavo del pecado y por tanto no puede, aunque quiera, ser hijo de Dios.

 

 

Descargar (clic derecho y guardar como)

2. Jesús le puso fin al pecado

 

El pecado era cubierto; hoy es quitado después de Cristo. De acuerdo a la Palabra de Dios, Jesús pagará a cada uno según sus obras, a quien pecó: muerte, y a quien agradó a Dios: vida. Porque Él sí ve el pecado de los hombres y no solo su fe.                                                            

Descargar (clic derecho y guardar como)

3. En Cristo el hombre que pecaba fue destruido

Jesús no pecaba porque amaba la justicia y aborrecía la maldad; no porque era Dios. Si Cristo no muerto vivido y muerto como hombre y resucitado, nosotros no podríamos ser justificados, pues es por su muerte que el hombre pecaminoso que había en los que eran hijos de ira fue destruido.

Descargar (clic derecho y guardar como)

4. La semilla santa de Dios permanece en mí

Si todavía estoy en pecado, mi fe es vana, pues sólo cuando somos engendrados del Espíritu Santo podemos ser libres del pecado y tener la fe que agrada a Dios.

 

 

 

 

Descargar (clic derecho y guardar como)

5. Hechos a la imagen de Jesús

 

"Sed imitadores de mí, así como yo de Cristo" (1 Cor. 11:1). La principal característica de un hijo de Dios es que es un imitador de Cristo en la tierra, vive en santidad y busca ser perfeccionado.     

 

 

                                                                        

Descargar (clic derecho y guardar como)

6. Transformados a la imagen de Jesús

El hombre necesita experimentar una transformación, una metamorfosis: de ser carne a ser espíritu. "Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es" (Jn. 3:6). En Jesús mismo encontramos el ejemplo de una verdadera transformación: de su condición de Dios (Espíritu) a su condición de hombre (carne y sangre), hecho en todo semejante a los hombres en la tierra, para "destruir al que tenía el imperio de la muerte". (Heb. 2:14)

Descargar (clic derecho y guardar como)

7. Dios me asegura la victoria en la tentación

Quien vive permanentemente en la presencia de Dios y en oración, será preservado por Dios para no caer, pues Dios no le dejará ser tentado más de lo que pueda resistir. 

Descargar (clic derecho y guardar como)

8. Dios puede detenerme de pecar

Cuando el Señor ve que un corazón quiere ser íntegro, Él mismo lo guarda para que no peque y lo detiene de pecar.                                                

Descargar (clic derecho y guardar como)

9. Dios guarda mi alma de hacer mal

No hay forma humana de matar el alma, más que a través del pecado. Es el arma que satanás usa para tocar aquello que físicamente no puede tocar.

Descargar (clic derecho y guardar como)

10. Con poca fuerza puedo guardar su Palabra

Guardar los mandamientos de Dios es un yugo fácil y una carga ligera. Deuteronomio 30:11; 14 nos da evidencia de ello. Bajo el nuevo pacto, los nacidos de Dios tienen los mandamientos en su corazón, como estuvieron en el de Jesús. Ya no en tablas de piedra.

Descargar (clic derecho y guardar como)

11. Podemos guardarnos a nosotros mismo de pecar

El que nos santifica es Dios y una vez santificados por Él, debemos mantener la santidad guardándonos de pecar y apartándonos del mal.           

                                                                                              

Descargar (clic derecho y guardar como)

13. Puedo someter y sujetar mis deseos

Cuando Pablo se refiere a golpear el cuerpo no es un castigo físico (golpes o latigazos), sino un sometimiento y sujeción de la carne (el cuerpo en el que aún estamos) al Espíritu que hay en un hijo nacido de Dios. El dominio propio nos permite guardarnos de pecar. 

 

Descargar (clic derecho y guardar como)

14. Puedo abstenerme de pecar

 

En Cristo podemos abstenernos de mentir, de robar, de matar, de fornicar... de todo deseo carnal que batalla CONTRA nuestra alma; no EN nuestra alma. Quien es esclavo tiene dentro de sí el mal; quien es nacido de Dios ya no, por ello no puede permitir que los malos deseos entren a su alma.                                                                                                                                            

Descargar (clic derecho y guardar como)

15. Puedo vivir irreprensible y sin mancha en Cristo

Varón(a) perfecto(a), irreprensible, sin mancha, quiere decir varón(a) sin pecado. Si Cristo nos dio ejemplo de santidad e inocencia, es su ejemplo el que debemos seguir. Dios mira el pecado en cada hombre, aún entre el pueblo que dice ser suyo. La diferencia entre un hijo de Dios y un hijo del diablo es que sus obras los diferencian y los primeros los hacen resplandecer en las tinieblas. 

Descargar (clic derecho y guardar como)

16. Al que cree en el poder de Dios, todo le es posible

Muchos creen que Dios puede librar de demonios, enfermedades y toda clase de males; sin embargo, no creen que pueda erradicar el pecado de un hombre. Pero, como dijo Jesús: "...Si puedes creer, al que cree todo le es posible" (Mar. 9:23). Vea el video "Siete veces cae el justo".

Descargar (clic derecho y guardar como)

17. El diablo no puede obligarme a pecar

satanás originó el pecado, pero no puede obligarte a pecar. Gracia es que Dios guarda al que quiere abstenerse de pecar y que tiene misericordia de quien Él tiene a bien, dándole la oportunidad de que viva para llegar a ese arrepentimiento.                                                                                                                                      

 

Descargar (clic derecho y guardar como)