fbpx

¿Qué hacer en estos tiempos? Covid-19

Isaías 26:20 Anda, pueblo mío, entra en tus aposentos, cierra tras ti tus puertas; escóndete un poquito, por un momento, en tanto que pasa la indignación.

 

01. Noé preparó el arca en que se salvara él y toda su casa

En el tiempo de Noe, Dios le advirtió de que ocurrirían cosas que Noe no había visto acontecer, y que afectarían la vida de toda la tierra; y por fé Noe creyó a Dios, y le obedeció al construir el arca en la que pudo preservar la vida de él y de su familia. Del mismo modo, el Señor Jesucristo nos advirtió que vendrían pestes, y que debíamos preparamos para preservar nuestras vidas y la de nuestras familias. El temor de Dios, es el principio de la sabiduría, y en consecuencia es sabio obedecerle, porque escrito está que vendrán cosas peores, que los moradores de la tierra no han visto acontecer; pero los hijos de Dios creerán y se prepararán.

Descargar (clic derecho y guardar como)

 

02.  ¿Por qué Dios permite la peste? Covid-19

En la Palabra está escrito que por causa del pecado y la maldad de los hombres, que se multiplica en toda la tierra, vendrán guerras, rumores de guerras, pestes, hambres, terremotos; todo ello, como parte de las señales que deben ocurrir antes de la segunda venida del Señor Jesucristo. A pesar de ello, el Señor Dios advierte a los que confían en Él, porque viven para Él y en obediencia a sus mandamientos: "Escóndanse un poquito, entre tanto que pasa la indignación"; porque Dios trae juicio a la tierra para que los hombres aprendan y se arrepientan. Dios guardará a los suyos y a los que en medio de estas pruebas se arrepientan de corazón, decidan dejar de pecar y obedezcan su Palabra.

Descargar (clic derecho y guardar como)

 

03. Prepararnos para tiempos finales

Debemos apercibirnos y prepararnos cuando hay anuncio de amenaza de muerte. Cristo, hace más de dos mil años, ya había advertido lo que vendría en los tiempos del fin, y apenas inicia el cumplimiento de las profecías: el principio de dolores, por lo cual sabemos que vienen más pestes, hambres, guerras. Es por ello que como iglesia hay que refugiarse, hacer provisión y preservarse, pero sobre todo ello perseverar en la obediencia al Señor, pues al final de los tiempos la persecución será directamente contra los cristianos, y estos no son más que tiempos de preparación.

Descargar (clic derecho y guardar como)

 

Preguntas sobre el Coronavirus o Covid-19

 

01. ¿Podríamos pensar que el Coronavirus es un castigo de Dios?

Si bien este virus del Covid-19 no es producto de la creación de Dios sino de intervención humana, el Señor permite que vengan males sobre la tierra para castigar a los pecadores y también Él castiga a sus hijos porque los ama, para disciplinarlos y que esto produzca fruto en ellos. El Señor ha permitido las pestes desde el pasado con el propósito de castigar a los hombres para volverlos a sus caminos, si estos, siendo pueblo suyo, se han desviado, para que vuelvan a sus mandamientos, porque todo lo que Él permite es bueno para el hombre que quiere buscarlo y dejar el pecado.

Descargar (clic derecho y guardar como) 

 

02. ¿Está escrito en la Biblia lo que está pasando? ¿Es el principio de dolores del que habló Jesús?

En efecto, se empieza a dar el cumplimiento de lo que el primogénito de Dios dijo y es que este es solo el principio de dolores. Las señales que Jesús anunció son: que muchos vendrían diciendo de sí mismos: "yo soy el Cristo" (Mateo 24), quienes creen que lo hacen por revelación de Dios, aunque sabemos que el verdadero descenderá del cielo ante todo ojo; también advirtió que vendrían guerras y rumores de guerras; además de las pestes que la humanidad ha vivido en los últimos diez años, más las que vendrán; y las hambrunas que se están presentando y se presentarán. Estas, que son consecuencias de la maldad del hombre, Jesús las advirtió, y Él mismo vendrá a dar el pago a cada hombre pecador.

Descargar (clic derecho y guardar como)

 

03. ¿Por qué y para qué permite Dios la pandemia del Covid-19?

La razón es que la humanidad se ha olvidado de Dios y no ha buscado su rostro. No es que Dios haya creado esta pandemia, pero la permite porque apartarse de Dios y hacer pecado siempre trae consecuencias, del mismo modo que un padre debe corregir a sus hijos cuando se desvían del camino. No que a Dios lo satisfaga el castigo, sino que Él sabe que desviarse de sus mandamientos es para bien del hombre, y debe enderezar las sendas de los hombres que no quieren obedecer. En Juan 5 hay una evidencia de que pecar trae cosas mucho peores que llevar una enfermedad por 38 años, y aunque allí se ve a un hombre que está en el templo, no quiere obedecer a Jesús y la historia se repite continuamente, y por ello el Señor permite el castigo, y en cuanto más se alejen los hombres de la ley de Dios, Él seguirá permitiendo pestes y Él mismo enviará otras, por ejemplo, para castigar a los que acepten la marca de la bestia (Apo. 16:2). El Señor quiere con todo esto que el hombre se arrepienta y se vuelva a Él, pero cada uno debe tomar su determinación por Dios, o por sí mismos, su maldad y sus ídolos.

Descargar (clic derecho y guardar como)

 

04. ¿Qué debe hacer la iglesia en estos tiempos de cuarentena por causa de la peste?

La razón es que la humanidad se ha olvidado de Dios y no ha buscado su rostro. No es que Dios haya creado esta pandemia, pero la permite porque apartarse de Dios y hacer pecado siempre trae consecuencias, del mismo modo que un padre debe corregir a sus hijos cuando se desvían del camino. No que a Dios lo satisfaga el castigo, sino que Él sabe que desviarse de sus mandamientos es para bien del hombre, y debe enderezar las sendas de los hombres que no quieren obedecer. En Juan 5 hay una evidencia de que pecar trae cosas mucho peores que llevar una enfermedad por 38 años, y aunque allí se ve a un hombre que está en el templo, no quiere obedecer a Jesús y la historia se repite continuamente, y por ello el Señor permite el castigo, y en cuanto más se alejen los hombres de la ley de Dios, Él seguirá permitiendo pestes y Él mismo enviará otras, por ejemplo, para castigar a los que acepten la marca de la bestia (Apo. 16:2). El Señor quiere con todo esto que el hombre se arrepienta y se vuelva a Él, pero cada uno debe tomar su determinación por Dios, o por sí mismos, su maldad y sus ídolos.

Descargar (clic derecho y guardar como)